MALI sobre Mistura: “El museo no puede reabrir entre puestos de comida”

POR RODRIGO GHATTAS

POR RODRIGO GHATTAS

MUSEO DE ARTE DE LIMA sobre Mistura: “El museo no puede reabrir entre puestos de comida”, todos sabemos que el Parque de la exposición no es el mejor lugar de la ciudad para realizar Mistura y que el Mali no debería cerrar sus puertas de ninguna manera. Aunque las razones de Natalia Majluf para cerrar las puertas del museo, en mi opinión, sean totalmente absurdas y suenen más a excusa. Entre los servicios que ofrece el Museo de Arte de Lima se especifica, "Patio central: Los ambientes del MALI constituyen espacios idóneos para la realización de cócteles, cenas, recepciones de matrimonios, bar mitzvas, aniversarios, lanzamientos de marcas, entre otros." 

Exactamente...así que sí el evento es un cóctel se convierte instantáneamente en un acontecimiento valido para el museo, sin embargo, si el evento es Mistura u otro de índole similar hay que cerrarlo. El MALI al igual que cualquier otro museo en el mundo debe utilizar estrategias eficaces de posicionamiento de marca y comunicación a su público prioritario y a la audiencia en general, permitiendo desarrollar un contexto que es significativo y memorable. El museo debería configurarse como un espacio en el que sus visitantes participen de la historia y no solamente sean capaces de ver el pasado.

Me da mucha pena que Majluf tenga la concepción del museo como una institución sutilmente dictadora, donde se va meramente a contemplar y a aceptar una visión casi impositiva que no pertenece sino al antiguo modelo de museo y que no responde a como se viene articulando la contemporaneidad en nuestro tiempo y en nuestra ciudad. Sigue estructurándose como un espacio en el que no se desarrolla una acción activa ni colaborativa entre el ciudadano y el museo más allá de sus talleres artísticos y servicios de educación, hay que reconocer que innegablemente benefician a la población. El MALI debería pensar que anexarse a lo que acontece en el espacio público del Parque no sería, para nada, una mala idea, no podemos tener instituciones con políticas tan rígidas de pensamiento e interacción social, y donde se niegue el contexto local para cubrir la falta de participación cultural innovadora.

El MALI se orienta y pretende ser una especie de museo conservador Europeo de los 50s sin identidad, no se sitúa aún en el espacio que ocupa en el centro de una ciudad Latinoamericana con una extensa diversidad cultural , donde más que nunca el MALI debería abrir sus puertas, Mistura debería convertirse en su gran aliado (no apoyo que Mistura se haga en el Parque de la exposición, pero si no hay otra opción, pues...) para llegar a diferentes públicos, para generar y crear redes, en especial con otros "estereotipos" de espectadores de los que suele recibir el Mali y justamente como una política sólida de difusión y publicidad. Parece que ni el MALI ni Majluf están dispuestos a negociar su elitista reputación de intocables, el no involucrar a la gran masa ciudadana es algo que puede costarles muy caro en el futuro...